sábado, 21 de julio de 2012

[Arte Japonés] Las pinturas murales del Kondo en Horyu-ji

Por un edicto del año 701 se organizó un Departamento de Pintura dependiente del Ministerio de Asuntos del Interior. Estaba compuesto por cuatro maestros pintores, sesenta pintores, funcionarios y auxiliares. Fueron probablemente los pintores de ese departamento los responsables del decorado de gran parte de los palacios y de los templos que se construyeron en Nara y sus alrededores durante los siglos VII y VII. Entre sus logros se cuentan las grandes series de pinturas murales de Kondo (Sala Dorada) de Horyu-ji en Nara.


     La fecha exacta de esas pinturas no es cierta aunque muchos expertos la colocan enre los años 680 y 710. Decoran las paredes interiores de la sala y su intención era que instruyeran a los devotos que daban una vuelta ritual alrededor de las imágenes del estrado central. Cuatro grandes tablas, cada una de unos tres metros de alto por dos metros 45 de ancho, representan los cuatro paraísos, que según las doctrinas populares del Japón de aquella época, se encuentran más allá de las fronteras del mundo. Con toda probabilidad en la pared del este se encuentra el paraíso de Shakyamuni, en la del noreste el de Yakushi, Buda curativo en la del noroeste el de Miroku (Maitreya); en la del oeste se encuentra, sin duda, el paraíso de Amida (Amitabha), cuyo culto era el más popular de todos. Entre ellos hay ocho tablas verticales conteniendo cada una un bodhisattva. El paraíso tiene una colocación netamente formal, con la divinidad que lo preside en un trono de loto en el centro debajo de un baldaquín de flores, a sus lados bodhisattvas y servidores. Nobles, sosegadas y austeras, pertenecen a un mundo eterno muy remoto del mundo de visiones intensamente humanas de los pintores religiosos del oeste tales como Fra Angélico. Están dibujados sobre yeso seco en una línea de pincel absoluta de una fluidez y sutileza maravillosas; una sugestión de sombra da un efecto de firmeza plástica; el color es moderado, pero el pigmento se acumula en las flores y la joyería en un rico empaste. Algunos expertos han descubierto en estas tablas la influencia de las pinturas budistas del Asia central. Son, sin embargo, esencialmente chinas en su estilo, aunque más refinadas que ninguna pintura budista del mismo período que sobrevivía en China. Después de haber sido conservadas durante más de 1200 años, fueron grandemente destruidas en 1949 en un incendio.



Fuente: LAS BELLAS ARTES: Arte Chino y Japonés. pag. 101. Editorial: GROLIER. Autores: Varios.
Copyright © 2014 Black Moral Яesistance | Designed With By Blogger Templates | Distributed By Gooyaabi Templates
Scroll To Top